Cinco tips para elegir la mejor hipoteca La compra de una casa es uno de los mayores retos para quien busca crear un patrimonio, pero si no se cuenta con la liquidez necesaria para adquirirla en efectivo, es posible hacerlo mediante una hipoteca, sin tener que ahorrar por años el valor total del inmueble. La compra de la primera vivienda es una operación realizada principalmente por personas entre los 35 y 38 años de edad, generalmente casados, con dependientes económicos y con el proyecto de procurar la estabilidad de su familia, explicó Juan Hernández, gerente corporativo del Banco del Bajío. Al contratar una hipoteca, lo primero que se debe hacer es comparar los diversos tipos de préstamos que existen en el mercado, las condiciones de pago, la tasa de interés, así como los seguros que ofrece cada entidad financiera, para encontrar el modelo que mejor se adapte al comprador. La ubicación de la vivienda es otro factor de gran importancia. Si la compra se realiza en una gran ciudad, como puede ser el Distrito Federal o Guadalajara, el costo del inmueble será mayor y, por lo tanto, también su plusvalía, debido al número de empresas, la gama de servicios y la oferta cultural con la que cuentan dichas ciudades.
En México existen más de 150 instituciones ante las cuales se puede adquirir un crédito. Por ello, los expertos sugieren contratar aquélla que mejor se adapte a sus necesidades y a su capacidad económica. Aquí algunos consejos para lograrlo: 1. Haga un ahorro previo. Quien se compromete a pagar una hipoteca, además de analizar su capacidad económica, tiene que fortalecer el hábito del ahorro, aclaró Martín Arias, director de operaciones de Crédito Para Ti, sociedad financiera enfocada a créditos hipotecarios. Ningún banco presta el total del monto de una vivienda, por lo que hay que contar con el enganche y tener previstos los gastos que se generan por trámites administrativos y notariales. Se recomienda tener entre 7 y 10% del valor del inmueble. 2. ¿Pesos o Veces Salarios Mínimos? Los bancos, el Infonavit o el Fovissste deben especificar qué unidad será la utilizada para cobrar el crédito, éste puede ser expresado en pesos o en Veces Salarios Mínimos (VSM).
Si la hipoteca es manejada en pesos, conocerá siempre el monto de su deuda. Pero si el producto es manejado bajo el esquema de VSM, el costo de la hipoteca sufrirá modificaciones, debido a que su deuda aumentará en la misma proporción en la que lo haga el salario mínimo. 3. El plazo de la deuda. El plazo de una hipoteca se relaciona directamente con la edad de quien la adquiere. Los bancos esperan que el monto se amortice cuando alcance la edad para jubilarse, aproximadamente al cumplir los 65 años. Por ello, es importante contratar su primera hipoteca a temprana edad, para realizar una segunda compra en el futuro.
Asimismo, es importante vigilar a detalle su capacidad de endeudamiento con el banco. Así podrá pagar las mensualidades sin caer en morosidad o poner en riesgo el patrimonio que busca generar. 4. Tasa de interés. Las instituciones de crédito ofrecen productos con distintas tasas de interés. Conviene vigilar el tipo de tasa de su hipoteca, ya que existen fijas o variables. Contratar una tasa de interés fija le asegura que, sin importar el plazo del crédito, siempre habrá certidumbre sobre el monto mensual a pagar porque no se modificará.
De acuerdo con la Comisión Nacional para la Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros, en México es posible encontrar tasas de interés que partan de 10.70 a 13.62 por ciento.
Contratar a tasas de sólo 4% al año es posible si el que ofrece el préstamo es una institución a cargo del Estado, como los institutos de vivienda. 5. Conocer la diferencia entre el CAT y la tasa de interés. El llamado Costo Anual Total (CAT) es un cálculo que contempla el pago de todos los cargos relacionados a un financiamiento: comisiones, seguros, cargos adicionales e intereses, entre otros.
Conocer el CAT sirve para comparar los diversos pagos que se producen al contratar un crédito hipotecario. Le permite al que compra tomar una mejor decisión al momento de contratar su crédito hipotecario, o bien, entender por qué no acaba de liquidar su préstamo a pesar del pago puntual de las mensualidades.
Fuente: Alejandro Cruz / El economista Marzo 2013